Curso personal shopper online

Muchas mujeres vivimos obsesionadas con nuestro cuerpo y sufrimos inseguridades derivadas de la no aceptación de nuestro físico, bien por un defecto o exceso de peso, caderas anchas y cintura estrecha, un busto muy pronunciado, piernas gruesas o torcidas … Pero la realidad es que no podemos cambiar nuestro cuerpo. Podemos hacer dieta, deporte, pero la forma de nuestro cuerpo va a seguir siendo la misma. Lo que sí que podemos hacer es trabajar para equilibrar nuestras proporciones, y conseguir que cuando nos miremos en el espejo, nos guste lo que vemos.

No es necesario tener unas medidas de infarto para sentirte guapas, se puede ser esbelta midiendo 1,60 cm. porque lo importante no es lo que midas, ni siquiera la talla que vistes, sino como hemos comentado antes, una figura proporcionada.

Conociendo la forma de tu cuerpo, te va a ayudar a saber las prendas, cortes, colores y estampados que más te favorecen, sin condicionar tu forma de vestir. Hasta ahora es muy probable que intentado ocultar tus defectos, a la vez, y sin darte cuenta, no dejes ver tus cualidades o virtudes físicas, perdiendo la perspectiva de lo que realmente te favorece.

Para alcanzar esta proporción, visualmente los hombros deben estar alineados con las caderas y la cintura definida. La silueta reloj de arena cumple estas características, por eso se toma como referencia a la hora de hacer correcciones en el resto de figuras.

¿Tienes ganas de descubrir cual es tu silueta? Ten un espejo a mano, ¡vamos a ello!

Este contenido está únicamente disponible para los suscriptores. Puedes identificarte en este enlace o suscribirte a los cursos.

¿Olvidaste tu contraseña?